Ya han  transcurrido más de 30 años desde que la familia Merletti se radicó en Villa Giardino. El percibir el potencial que auguraban para un lugar e imaginar sus vidas en él, fue y es un común denominador de todo proceso migratorio.

Precisamente, 2 generaciones anteriores, procedentes de una zona cercana a los alpes suizos, de Piamonte, Italia, abrazaron su suerte a la Patagonia Argentina. En sus mentes de artesanos constructores, dispuestos a enfrentar desafíos y con la realidad social de los albores del siglo xx, trabajaron muy duro como contratistas en la reubicación de estaciones férreas en la provincias de Río Negro y Neuquén.
Hoy, tiene sentido, encontrar una similitud visual de postales europeas, en cada proyecto que las bondades territoriales de Villa Giardino les permitieran concretar.
Es así, que con una premisa ancestral, se dedicaron con pasión a la construcción de típicas cabañas de troncos de madera, y que como figuras de un álbum, matizaron poco a poco con esa tipología arquitectónica, la geografía de las sierras cordobesas desde hace tres décadas.
Cabañas Thea, es fiel exponente de esa transformación.
Hoy, Ricardo Merletti, expone con orgullo sus proyectos inmobiliarios en el jardín de Punilla, siendo “Parque La Aldea”, uno de ellos. Haber decidido compartirlo con inversores, emula a alguien que con esmero e ilusión preservó una valiosa gema en bruto, anhelando la posta de alguien que con actitud y pasión la termine de convertir en una preciada y única joya.